Autor: Érase una vez Córdoba

El esplendor del emperador en Córdoba

El esplendor del emperador en Córdoba

Hace unos días se inauguró en el Museo Arqueológico de Córdoba la exposición «Divo Augusto», que se centra en la recuperación de esta pieza formada, a su vez, por varias piezas. Un conjunto que a su relevancia histórica y su espectacularidad (así como la del montaje expositivo, pues la foto no tiene filtros ni retoques) une lo curioso de su devenir reciente:

Está formado por los restos de una escultura de Octavio Augusto, el primer emperador de Roma, que tendría un tamaño mayor que el natural. Fue realizada con el fantástico mármol de Paros (Grecia) y probablemente se esculpió casi por completo en la capital del Imperio tras el fallecimiento de Octavio en el año 14 y su posterior divinización. El destino del monumento era el foro imperial («foro nuevo») de Corduba, que materializaba la excelente relación entre ambas ciudades y del que se puede contemplar un pequeño resto bajo el Colegio de Abogados.

Saltando en el tiempo llegamos al siglo XX: En los años ’70 apareció la parte principal (posterior) del tronco en una excavación en calle San Álvaro, y fue incorporada por el Museo Arqueológico.

Tras la adquisición, por parte de la Junta de Andalucía, de la colección Romero de Torres (archivo familiar, obras de arte, etc.), el arqueólogo José Antonio Garriguet se dio cuenta de que un torso que formaba parte de la misma encajaba con la mencionada espalda. En tiempos más recientes, el equipo del catedrático Carlos Márquez los relacionó con un fragmento de pierna igualmente de la colección Romero de Torres.

El resultado de combinarlas es lo que podemos disfrutar hasta enero del 2020 en el Museo Arqueológico. No te lo pierdas 😉

Si quieres saber más sobre el «foro nuevo» de Córdoba, tienes este otro artículo del blog, que incluye una entrevista al mencionado Carlos Márquez.

También puedes dejar tu correo electrónico en nuestro formulario de suscripción y recibirás periódicamente y de forma gratuita nuestros nuevos artículos y agenda de actividades 🙂

Teo Fernández Vélez

Virgen de la Fuensanta: La copatrona que nunca lo fue

Virgen de la Fuensanta: La copatrona que nunca lo fue

Resulta curioso comprobar cómo, durante mucho tiempo, todas (o casi todas) las menciones a la Virgen de la Fuensanta se referían a ella como copatrona (o compatrona) de Córdoba, en referencia evidente a su incorporación a nuestras tradiciones y devociones con posterioridad a los patronos San Acisclo y Santa Victoria.

Sin embargo, en los últimos años suele aparecer siempre como patrona (como una patrona más, añadida a los dos mencionados). Ello se puede ver, por ejemplo, en el cartel de este 2019 (imagen superior).

Hasta donde he podido averiguar, todo gira en torno a 1994. En esa fecha tuvo lugar su coronación canónica y, cuando esta iba a ser aprobada en Roma, se nos señaló que la calificación popular de copatrona no era correcta. El argumento para justificarlo fue que una advocación mariana no puede estar por debajo (siendo copatrona) de una Santa local (que sería la patrona). Por lo que esa Virgen debía equipararse a Santa Victoria, elevándola igualmente a patrona.

Esto podría quedar como un simple error de precisión si no fuese por el enredo que provocó la secuencia de acontecimientos narrada. Enredo que hace que que sea común leer cosas como que la Fuensanta es la «copatrona de Córdoba desde 1994», cuando la realidad es… ¡justamente la opuesta! Es decir, como ya hemos comentado, podríamos considerarla extraoficialmente copatrona hasta esa fecha, en la que el Vaticano nos hizo la corrección mencionada.

También puedes conocer las tradiciones y leyendas sobre la aparición de la Imagen, el origen de su devoción y el famoso caimán de la Fuensanta.

O dejar tu correo electrónico aquí y recibirás de forma gratuita nuestros artículos y agenda de actividades.

Rechaza imitaciones y descubre Córdoba con Érase una vez Córdoba 😉

Teo Fernández Vélez

(Texto registrado)

Hay un verano en Córdoba

Hay un verano en Córdoba

Una vez más, desde Érase una vez Córdoba ponemos en valor las noches de verano en la ciudad con la agenda de actividades Córdoba bajo las estrellas. En esta edición lo hacemos de la mano de Hammam Al Ándalus, que lleva varios años organizando en todas las ciudades en las que está presente veladas para disfrutar de las Perseidas; y no debemos olvidar que los baños en sus instalaciones tienen lugar bajo la característica cúpula de lucernarios estrellados.

Desde Érase una vez Córdoba ofreceremos durante casi todo el mes nuestros mágicos paseos guiados nocturnos sobre leyendas locales. Pero, además, Hammam Al Ándalus impulsará otro el jueves 22: se trata de Córdoba, la ciudad del agua, con asistencia por invitación y se centrará en elementos que vinculan la historia de la ciudad con el líquido elemento. Además, habrá packs con descuento y sorteos en los que se podrán conseguir plazas para algunas de las actividades.

Hammam Al Ándalus continúa materializando así su vocación de divulgar la cultura del agua y diseñar actividades que sean especialmente sugerentes y resulten auténticas experiencias para el usuario.

Teo Fernández Vélez, impulsor de Córdoba bajo las estrellas desde 2014, recuerda que el evento comenzó siendo una velada astronómica aislada y destaca cómo ha ido creciendo hasta convertirse en un programa junto a otras entidades (como es el caso de Hammam) para reivindicar que en Córdoba también hay actividades atractivas durante el verano. De ahí el eslogan «Hay un verano en la ciudad».

Por su parte, Purificación Joyera Rodríguez, Delegada de Turismo de la Junta de Andalucía en Córdoba, ha destacado la iniciativa, «tanto por su originalidad como por el valor añadido que tiene para la ciudad dada la época en la que se lleva a cabo, tradicionalmente olvidada para la acción turística. Córdoba bajo las estrellas consigue convertirse en un plan atractivo para cordobeses y para turistas que podrán disfrutar de la noche cordobesa de la mano de un gran conocedor del alma de esta ciudad así como del increíble Hammam Al Ándalus».

Todo el programa de actividades aquí.

10 consejos y aclaraciones (+info útil) para disfrutar plenamente de los patios de Córdoba

10 consejos y aclaraciones (+info útil) para disfrutar plenamente de los patios de Córdoba

1.- DURACIÓN: Es común que los no cordobeses crean que el Festival de Patios de mayo comienza con el mes; es decir, el día 1. Pero no es así. De hecho, en los últimos tiempos lo hace tras el «puente», al terminar Las Cruces. En 2019, concretamente, dura del día 6 al 19.

2.- PATIOS QUE CONCURSAN Y NO CONSCURSAN: Este año son cincuenta los espacios que participan. Tienes el mapa oficial aquí. Pero además, hay otros doce espacios que no compiten, al ser de propiedad pública (y, que, por ello, se conocen normalmente como «institucionales»). Los tienes aquí. Tanto unos como otros son de acceso gratuito durante los días de la competición. Por otro lado, también suele incluirse como tipología de patio los palaciegos del Palacio de Viana.

3.- TICKETS: Durante algunos años ha sido necesario un ticket gratuito que se obtenía por internet y servía para distribuir al público. En 2019, no es necesario, por lo que se acude directamente a los recintos que se desean visitar.

4.- EVITAR LAS ZONAS MÁS SATURADAS: Resulta especialmente recomendable evitar, sobre todo los fines de semana, las zonas de mayor afluencia. Quizá, especialmente, la de San Basilio/Alcázar Viejo. No sólo por la saturación que supone su fama y el hecho de que esté en el meollo turístico-monumental de la ciudad. Sino, además, porque es un barrio en el que la mayoría de los patios son visitables en otras épocas del año, por lo que merece la pena aprovechar el concurso para descubrir otras menos accesibles habitualmente. En todos los barrios del casco antiguo hay patios maravillosos y que han recibido importantes premios en los últimos años.

5.- DÍAS Y HORARIO: Quien pueda permitíselo, debe aprovechar para visitarlos «entre semana». Y no hay que olvidar que los patios que concursan abren de 11:00 a 14:00 y de 18:00 a 22:00. A última hora de la tarde es cuando menos ajetreo suele haber. Por tanto, recomendamos a los cordobeses aprovechar cualquier tarde-noche de lunes a jueves para darse paseos con menos agobios y calor.

6.- PREMIOS Y CATEGORÍAS: Hay que recordar que no sólo hay concurso de patios, sino también de rejas y balcones. Y, dentro de el de patios, existen dos categorías: arquitectura antigua y moderna, ambas con su respectiva clasificación y podio. Por encima de ambas se encuentra el premio máximo: la Mención de Honor. Los premios son decididos por un jurado seleccionado por el Ayuntamiento de Córdoba y el resultado se conoce pocos días antes de terminar el festival.

7.- RESPETO POR LOS ESPACIOS PRIVADOS: Los patios que concursan tienen que ser de propiedad privada y no corresponder a un negocio. Por ello el público debe recordar que se trata de casas particulares que se abren al mundo y tener un comportamiento adecuado. Hay que cuidar, especialmente, el hecho de no perjudicar a las flores: no tocarlas, llevar las mochilas en el pecho y no abrir paraguas en el interior. Además, no se deben introducir bebidas abiertas ni ir acompañados de mascotas (aunque, si las mascotas son pequeñas, en muchos patios permiten entrar con ellas en brazos).

8.- FESTIVAL: El Festival incluye, además del puro concurso (o paralelamente a él), una serie de actuaciones musicales vinculadas a los patios. Tienes la agenda aquí.

9.- ACCESIBILIDAD, SALUD Y BIENESTAR: El mapa detalla qué patios son accesibles. Además, por motivos evidentes, recomendamos ir bien hidratados y preparados para el sol, así como llevar calzado cómodo.

10.- OTRAS FECHAS: Si no puedes visitarlos durante el concurso o prefieres descubrirlos en fechas más tranquilas, también es posible: muchos de los patios que compiten (y también algunos que no lo hacen) abren sus puertas durante el resto del año cobrando entrada. Además, el de calle San Basilio 44 tradicionalmente está abierto de forma gratuita todo el año, al tener en su interior talleres de artesanía. En los últimos tiempos también lo hace San Basilio 20, una visita estéticamente muy complementaria al 44.

El Gran Capitán, Alejandro Magno y el águila que NO es de Franco

El Gran Capitán, Alejandro Magno y el águila que NO es de Franco

Son incontables las personas (tanto de Córdoba como visitantes) a las que realizo visitas guiadas por nuestra ciudad y que, en la Plaza de las Tendillas, señalan como algo obvio que el monumento al Gran Capitán se realizó en tiempos del Régimen Franquista. Según ellos, el indicador sería el hecho de que el pedestal incluya un escudo español con el famoso águila. Total y absoluto error…

No voy a entrar en los motivos (en gran medida obvios) por los que este símbolo, así como otros vinculados a los Reyes Católicos, fueron reutilizados en determinadas etapas del siglo XX. Ni en las pequeñas variaciones estéticas que hubo en ellos. Lo que me interesa es demostrar que surgieron con los mencionados Isabel y Fernando, amén de explicar algunos de los motivos que llevaron a su aparición:

La devoción de estos monarcas y sus reinos a San Juan Bautista y San Juan Evangelista respectivamente era absoluta. De hecho, de sus cuatro padres/suegros, tres se llamaban Juan o Juana (todos excepto la madre de Isabel). Y hay que recordar que, además de haberse vinculado tradicionalmente este animal a la imagen de poder, el símbolo del evangelista San Juan era un águila. Lázaro Gila Medina, mi profesor de Historia de la Arquitectura del Renacimiento y el Barroco en la Universidad de Granada, también añadía un cariz conceptual sobre este animal: es el ave que vuela más alto y que, por tanto, se identifica con la sabiduría.

Parece que fue Isabel quien dio pie a su utilización al incorporarlo en primera instancia a su escudo personal. En todo caso, no hay que confundir este águila (que luce nimbo) con la bicéfala (que tiene dos cabezas y tanto alas como garras hacia fuera). La bicéfala corresponde al Sacro Imperio Romano Germánico y los Habsburgo, entrando en la escena española a través de Carlos I, hijo de Juana «la loca» (otra Juana más, por cierto) y Felipe «el Hermoso», que pertenecía a aquella dinastía. La Capilla Real de Granada, donde se encuentran enterrados Isabel, Fernando, Juana, Felipe y el Príncipe Miguel (que murió con dos años), luce tanto el águila de una testa (la, digamos, española) como la de dos (la «alemana»). Capilla, por cierto, dedicada… a los dos Santos Juanes, como se materializa en el maravilloso retablo mayor de Felipe Bigarny.

Llegados a este punto, creo que sólo hace falta recordar que Gonzalo Fernández de Córdoba (1453-1515) fue leal a Fernando y, sobre todo, a Isabel. De ahí que su monumento en Córdoba se aderezase con dicho escudo. Era el escudo de la España de su tiempo. Nada que ver con Franco, pues se inauguró en 1923, mucho antes de la Guerra Civil. Y no cabe la opción de que el emblema se incorporase posteriormente, ya que en el vídeo de su inauguración (que puedes ver en otro artículo de este blog) ya se aprecia este elemento.

Pavimento contemporáneo del exterior de la Capilla Real de Granada. Al fondo, la F y la Y. En primer plano, el yugo y las flechas. En el centro, el escudo con el águila de San Juan (en este caso tiene exagerada la parte inferior, donde se encuentra la granada que simboliza el último reino conquistado).

No quiero olvidar que el yugo y las flechas que habitualmente acompañan al águila también tienen su origen en los Reyes Católicos. Además de simbología evidente como la unión de fuerzas que representa un yugo, las iniciales coincidían con las suyas: la Y de Ysabel (como se solía escribir entonces) y la F de Fernando. En la antes comentada Capilla Real de Granada, por ejemplo, se encuentran ampliamente representadas ambas letras.

Pero podemos ir más allá y encontrar un más interesante significado del yugo: Entre los relatos mitificadores de Alejandro Magno (como el que explica la doma, siendo un niño, de su rebelde caballo) se encuentran muchos vinculados a su avance conquistador. Uno de ellos es el del nudo gordiano. Según este, en la ciudad de Gordion (en la actual Turquía) había, en el templo de Zéus, un yugo que Gordias, un antiguo labrador que había llegado a ser rey, habría dejado como ofrenda. El yugo tenía las cuerdas atadas con todos los extremos escondidos, de forma que era imposible desatarlas.

Con el tiempo surgió la tradición de que quien lo consiguiera conquistaría Asia. Cuando Alejandro Magno pasó por Gordion se enfrentó a tan popular profecía. Ni corto ni perezoso, sacó su espada y cortó las cuerdas. Según un historiador romano, habría sentenciado: «Tanto monta desatarlo como cortarlo». Resulta imposible saber si el episodio es cierto o no. Pero se cree que Elio Antonio de Nebrija se lo descubrió a Fernando el Católico, quien, identificándose con el carácter directo y pragmático de Alejandro, hizo suyo tanto el símbolo del yugo como el lema «Tanto monta, monta tanto». Un lema que rimaba con su nombre y el de su esposa.

Y, si nos fijamos bien, veremos que el yugo del escudo del águila incluye un cabo desatado o cortado… 😉

Si quieres descubrir más secretos de Córdoba, otras leyendas y tradiciones, y detalles que esconden historias mágicas como estas, no te pierdas nuestras visitas guiadas. También puedes dejar tu correo electrónico en este formulario de suscripción y recibirás de forma gratuita los artículos del blog y nuestra agenda de actividades 😉

Teo Fernández Vélez

El vídeo de la inauguración del monumento al Gran Capitán

El vídeo de la inauguración del monumento al Gran Capitán

El 15 de noviembre de 1923 se inauguraba el monumento a Gonzalo Fernández de Córdoba en el cruce de su Avenida (Gran Capitán) con la de Canalejas (Ronda de los Tejares). Esa fue su ubicación hasta que cuatro años después se trasladase a Las Tendillas.

Este maravilloso documento refleja aquel evento, que se convirtió en un enorme homenaje a la figura del general. Y deja ver que la cabeza original fue la misma que luce hoy, en mármol, confirmando que todo eso de que corresponda al torero Lagartijo es una leyenda urbana, como ya recordamos en otro artículo del blog sobre mentiras asentadas de nuestra historia o en un Pateo por Córdoba en La Voz de Córdoba.

Si quieres descubrir otras curiosidades y leyendas cordobesas, no te pierdas nuestras visitas guiadas 🙂

Para ver el vídeo en la web de RTVE, haz click aquí.

Córdoba, epicentro de las leyendas

Córdoba, epicentro de las leyendas

Como ya ocurriera en febrero de 2018, desde Érase una vez Córdoba impulsamos, de la mano de Fundación PRASA, La Semana de las Leyendas. Este evento, que cuenta con el apoyo de diversos colaboradores, pone en valor el sensible patrimonio legendario a través de conferencias y visitas guiadas.

Las actividades, que duran del 9 al 17 de febrero, agruparán los recorridos urbanos por Córdoba en los dos fines de semana. Guiados por Teo Fernández Vélez y Gonzalo J. Herreros Moya, algunos son auténticos clásicos como la ruta nocturna Leyendas de Córdoba o Brujería y hechicería en Córdoba; pero también los hay más novedosos y específicos, como Córdoba ensangrentada o Verdad y leyenda de la Inquisición en Córdoba.

Frente a ello, las conferencias se concentrarán en martes, miércoles y jueves (dos cada tarde) y se celebrarán en Fundación PRASA (Avda. Gran Capitán, 2). Serán de entrada libre hasta completar aforo y estarán protagonizadas por conocidos nombres de la cultura cordobesa (Juan José Primo Jurado, Dámaris Romero, Manuel Ramos y Pedro Tébar), así como por dos ponentes de fuera: Alberto Cerezuela, director de la Editorial Círculo Rojo, que hablará de los fantasmas del Teatro Cervantes de Almería, y Ana Mafé, que está finalizando su tesis doctoral sobre el Cáliz de la Catedral de Valencia.

La mayoría de los temas expuestos tendrán un cariz literario, como guiño al centenario de Librería Luque, que es una de las entidades colaboradoras junto al Laboratorio de Estudios Judeoconversos de la UCO, Casa de las Cabezas, la mencionada Editorial Círculo Rojo, Hammam Al Andalus, Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses, Hospes Palacio del Bailío, Guía GO! Córdoba y Hotel Córdoba Centro (la foto superior está realizada en Librería Luque y en ella aparecen la mayoría de los participantes).

Pero La Semana de las Leyendas 2019 cuenta con otra novedad: la apertura a diferentes provincias, tratando en las conferencias los señalados temas de Valencia y Almería o incluyendo rutas nocturnas en Granada y Murcia en los días posteriores: Leyendas de Murcia el jueves 21 y Leyendas de Granada el viernes 22. Además, la ilustración utilizada para el cartel y el díptico es también levantina, pues ha sido realizada por la ilustradora castellonense Gloria Sos Navarro.

Juan Bautista Carpio Dueñas, Director de Fundación PRASA, afirma que el evento «es un motivo de satisfacción para todos, porque se vuelve a demostrar que muchos pequeños esfuerzos pueden contribuir a hacer Cultura con mayúsculas. Y las leyendas, de nuevo, nos permitirán acercarnos de forma diferente al disfrute del Patrimonio Histórico.»

Por su parte, nuestro Director, Teo Fernández Vélez, señala «sólo puedo estar agradecido a todos los que hacen posible que el evento salga adelante». Y destaca: «Al igual que ocurriera con Érase una vez Julio Romero de Torres (conocido como El mes de Julio Romero de Torres), la idea ha sido bien acogida y todo el mundo quiere estar en ella. Así que celebro que al proyecto podemos augurarle un gran futuro.»

Toda la agenda de actividades, aquí.

¿Por qué el Teatro de la Axerquía no está en la Axerquía?

¿Por qué el Teatro de la Axerquía no está en la Axerquía?

Esta es una de las preguntas que más frecuentemente me realizan los cordobeses que descubren su ciudad con nuestras visitas guiadas. Y no podemos negar que la cuestión resulta lógica.

En época andalusí la enorme población de Qurtuba hizo proliferar y crecer los barrios fuera de la muralla de la llamada Medina. Seis de estos arrabales, que se encontraban al este (es decir, más allá del actual eje Alfaros-San Fernando), fueron igualmente amurallados.

Esa nueva zona amurallada fue (y es) la Axerquía.

La palabra española jarquía significa, según el Diccionario de la Real Academia Española de la lengua, «distrito o territorio al este de una gran ciudad y dependiente de ella» y tiene su origen en «sarquiyyah» («lo oriental»). De ahí nuestra Axerquía/Ajerquía, al este, como hemos dicho, de la Medina o Villa. Así como la Axarquía, la comarca más oriental de la provincia de Málaga.

Pero, ¿por qué el Teatro Axerquía se llama así si no se encuentra en ella?

La idea del teatro surge en los años ’60 del siglo pasado con el alcalde Antonio Guzmán Reina, llamándose en su origen Teatro al Aire Libre. Sería José Luis Villegas Zea, Concejal de Cultura de 1979 a 1987, quien impulsaría el cambio a Axerquía.

Sin embargo, no he logrado discernir si su deseo era homenajear a un elemento que consideró diferenciador de la ciudad (como si se le hubiera puesto el nombre de Mezquita o San Rafael) o si hubo algún tipo de confusión entendiendo Axerquía no como lo que está al este sino como lo que está fuera de la Medina.

Pero si quieres descubrir otras curiosidades de Córdoba no te pierdas nuestras visitas guiadas. También puedes dejar tu correo electrónico en este formulario y te mantendremos informados de forma gratuita de nuestros artículos y actividades 🙂

Teo Fernández Vélez

(Imagen: Wikipedia)

Teo Fernández recomienda… Taberna La Viuda

Teo Fernández recomienda… Taberna La Viuda

Cuando era pequeño, muchos domingos iba a almorzar con mis padres al hoy desaparecido restaurante Costa Sol, en la plaza del mismo nombre. Cuando se acercaba la hora del postre, de un estrecho pasillo que había entre la barra y los aseos y que daba paso a la cocina salía Alberto Rosales Ortega para saludarnos y preguntarnos si todo nos había gustado.

Aquella frecuencia se convirtió en familiaridad y aprecio. Por eso, hace unos diez años, cuando yo vivía en Granada y tuve que buscar por primera vez un lugar para llevar a comer a un grupo de turistas en Córdoba, pedí ideas a mis padres. Mi madre respondió, sin dudarlo: «Llévalos a lo de los niños (hijos) de Alberto. Aunque no te acuerdes de ellos, los conoces. Cuando íbamos a Costa Sol, incluso te sacaban al kiosko de la esquina a comprarte TBOs».

A partir de ahí, retomé el contacto con la familia, especialmente con Paco, que es el hijo más joven (y, por tanto, con edad más cercana a la mía) y quien gestiona Taberna La Viuda. La taberna, que se encuentra cerca de cumplir un siglo de antigüedad (se fundó en 1920), forma parte desde 2001 de la empresa familiar, que también incluye el Restaurante Puerta Sevilla y la Posada del Caballo Andaluz, todos ellos en San Basilio-Alcázar Viejo. Mi favorito de los tres es precisamente La Viuda, uno de mis «imprescindibles» de Córdoba por su barrio, su excelente gastronomía y su familiar toque de trattoria italiana.

A raíz de recuperar esta relación, hace unos años tuve el placer de entrevistar al mencionado Alberto Rosales y pasar un maravilloso rato recordando su periplo en Hostecor y los negocios que ha dirigido o poseído, desde el bar Terraza (calle 7 de mayo), el mencionado Costa Sol, el cocedero de mariscos El Vivero, Costa Sur (antes Crismona) hasta los que, como he señalado, hoy en día gestionan sus hijos. Todo un repaso a la historia de la hostelería y el turismo cordobeses desde la mitad del siglo XX hasta nuestros días. Anécdotas incluidas. (No puedo «enlazar» la entrevista porque la web para la que la hice hoy no existe).

Por todo eso (por su enclave, por la antigüedad de la taberna, por el legado familiar), comer en La Viuda no es sólo comer. Es recorrer y disfrutar diferentes dimensiones de la historia de Córdoba y su gastronomía 🙂

El monumento al Gran Capitán que pintó Julio Romero de Torres

El monumento al Gran Capitán que pintó Julio Romero de Torres

En 1915, Julio Romero de Torres presentó a una Exposición Nacional, entre otras obras, el conjunto Poema de Córdoba (Museo Julio Romero de Torres). Se trata de un sencillo retablo formado por siete paneles que representan las que él consideró siete dimensiones culturales de Córdoba a lo largo de la historia: Córdoba Judía, Córdoba Barroca, Córdoba Torera… Todos ellos, excepto el central, repiten el mismo esquema: representan a una mujer que encarna a esa cultura y al fondo aparece un monumento ideal al personaje de la misma más representativo nacido en Córdoba: Góngora, Osio,  Maimónides, etc.

Y hay un par de cosas que llaman la atención casi a primera vista. Por un lado, que a esos personajes luego la ciudad efectivamente les realizaría un monumento (si bien estéticamente no tienen por qué tener nada que ver con los que vaticinó Julio Romero de Torres, como el Maimónides colocado en plena antigua Judería justo 50 años después). Por otro, se echa en falta la Córdoba Musulmana.

Pero el primer panel del conjunto empezando por la izquierda (según lo ve el espectador) tiene mucho que matizar en esos dos aspectos. Se trata de Córdoba Guerrera, con monumento dedicado a Gonzalo Fernández de Córdoba, «el Gran Capitán».

En primer lugar, en el boceto de Poema de córdoba, fechado en 1913 y que se encuentra en Museo Carmen Thyssen Málaga, el personaje de Córdoba Guerrera no es el Gran Capitán, sino … ¡Almanzor! Por lo que en principio ese panel estaría dedicado a la Córdoba musulmana. ¿Por qué el autor cambió el tema en el definitivo? Pues probablemente porque en 1915 se cumplían 400 años del fallecimiento de Gonzalo Fernández de Córdoba y el pintor quiso sumarse así al homenaje que le realizó toda la ciudad. De hecho, la mujer respectiva del panel aparece ataviada con un cierto regusto «árabe» y uno de los edificios que se ven al fondo de la composición es la Mezquita-Catedral. Es decir: parece que Julio Romero de Torres cambió de opinión con el cuadro ya avanzado y sólo tuvo tiempo de modificar la dedicación del monumento que pintaba, manteniendo el resto de la composición algunos elementos claramente andalusíes.

En segundo lugar, se da el caso de que el monumento al Gran Capitán obra de Mateo Inurria que hoy tenemos en Plaza de las Tendillas es el que más tempranamente se realizó en la ciudad de todos los que Julio Romero anticipó. De hecho, la idea venía de antes y su último «empujón» estuvo motivado por ese mismo cuarto centenario, inaugurándose en su ubicación original (junto al actual Corte Inglés) en 1923 (por cierto, con la cabeza en mármol desde un principio, como ya comentamos en este artículo en La Voz de Córdoba).

Lo extremadamente interesante en mi opinión es que, si bien el monumento definitivo de Inurria difiere del Gran Capitán de Córdoba Guerrera, el proyecto del mismo escultor que estaba en vigor unos años antes (justo cuando Julio Romero pinta el panel) se asemeja algo más; por ejemplo, presentaba un basamento mucho más estilizado que nos recuerda al de Poema de Córdoba. Resulta posible, pues, que hubiera alguna influencia de una obra de arte a la otra. En ese caso, se antoja más probable que fuera Romero de Torres quien se inspirase en ese proyecto de Inurria; pero, al modificarse luego este, ambas obras se parecen entre sí menos de lo que el pintor habría pretendido.

Todas esas cuestiones fueron las que me llevaron a diseñar la última actividad de Érase una vez Julio Romero de Torres 2018, celebrada en Montilla (lugar de nacimiento del Gran Capitán). Fue un coloquio que tuve el honor de moderar y en el que intervinieron tres grandes conocedores de flancos desde los que me interesaba abordar el asunto: Uno fue el periodista de origen montillano Francisco Solano Márquez Cruz, quien desgranó todo el proceso de planificación y construcción del monumento de Mateo Inurria, detallando cómo era, entre otras cosas, ese proyecto que se parecía algo más al Gran Capitán de Córdoba Guerrera. Otro, el historiador Juan José Primo Jurado, que recordó la relevancia de aquella celebración en Córdoba del cuarto centenario y apoyó la hipótesis de que el cambio de Almanzor a Gran Capitán se debiera a dicha efeméride. Por su parte, el también historiador Ángel María Ruiz Gálvez  repasó la relevancia y simbolismo del personaje del Gran Capitán y las referencias a la nobleza y mundo guerrero que Julio Romero incluyó en el panel (además de hacer algún guiño ecuestre, toda vez que es el único cuadro de Julio Romero de Torres en el que se representan caballos). Más abajo tienes una breve noticia del evento gracias a Montilla TV.

Si quieres recibir los próximos artículos de forma gratuita en tu correo electrónico, déjanos tu dirección aquí.

Y aquí puedes conocer nuestra agenda de actividades.

¡Rechaza imitaciones y descubre Córdoba con Érase una vez Córdoba! 😉

Teo Fernández Vélez (Texto registrado)

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas. También puede eliminarlas o desactivarlas. Tiene más información en política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: Content is protected !!