Teo Fernández recomienda… Taberna La Viuda

Teo Fernández recomienda… Taberna La Viuda

Cuando era pequeño, muchos domingos iba a almorzar con mis padres al hoy desaparecido restaurante Costa Sol, en la plaza del mismo nombre. Cuando se acercaba la hora del postre, de un estrecho pasillo que había entre la barra y los aseos y que daba paso a la cocina salía Alberto Rosales Ortega para saludarnos y preguntarnos si todo nos había gustado.

Aquella frecuencia se convirtió en familiaridad y aprecio. Por eso, hace unos diez años, cuando yo vivía en Granada y tuve que buscar por primera vez un lugar para llevar a comer a un grupo de turistas en Córdoba, pedí ideas a mis padres. Mi madre respondió, sin dudarlo: “Llévalos a lo de los niños (hijos) de Alberto. Aunque no te acuerdes de ellos, los conoces. Cuando íbamos a Costa Sol, incluso te sacaban al kiosko de la esquina a comprarte TBOs”.

A partir de ahí, retomé el contacto con la familia, especialmente con Paco, que es el hijo más joven (y, por tanto, con edad más cercana a la mía) y quien gestiona Taberna La Viuda. La taberna, que se encuentra cerca de cumplir un siglo de antigüedad (se fundó en 1920), forma parte desde 2001 de la empresa familiar, que también incluye el Restaurante Puerta Sevilla y la Posada del Caballo Andaluz, todos ellos en San Basilio-Alcázar Viejo. Mi favorito de los tres es precisamente La Viuda, uno de mis “imprescindibles” de Córdoba por su barrio, su excelente gastronomía y su familiar toque de trattoria italiana.

A raíz de recuperar esta relación, hace unos años tuve el placer de entrevistar al mencionado Alberto Rosales y pasar un maravilloso rato recordando su periplo en Hostecor y los negocios que ha dirigido o poseído, desde el bar Terraza (calle 7 de mayo), el mencionado Costa Sol, el cocedero de mariscos El Vivero, Costa Sur (antes Crismona) hasta los que, como he señalado, hoy en día gestionan sus hijos. Todo un repaso a la historia de la hostelería y el turismo cordobeses desde la mitad del siglo XX hasta nuestros días. Anécdotas incluidas. (No puedo “enlazar” la entrevista porque la web para la que la hice hoy no existe).

Por todo eso (por su enclave, por la antigüedad de la taberna, por el legado familiar), comer en La Viuda no es sólo comer. Es recorrer y disfrutar diferentes dimensiones de la historia de Córdoba y su gastronomía 🙂


Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas. También puede eliminarlas o desactivarlas. Tiene más información en política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: Content is protected !!